La crónica de unamuerte anunciada, 

Jueves 1 de Junio,el Banco Popular rompe en bolsa la barrera de los 50 céntimos ysigue desplomándose en Bolsa, llega a unas pérdidas diarias del 18%sin que los anuncios del banco respecto a una hipotética nuevaampliación de capital frenen la caída que se suma al desplome de lacasi la mitad de su valor los cinco días anteriores. Tanto elgobierno como la entidad bancaria llaman a la tranquilidad aunque lopeor está por llegar. Se habla de plan de reestructuración y sehabla de posibles compradores. Popular consulta la liquidez al BCE, yel Mecanismo Único de Resolución (MUR), como el FROB españolinician de forma preventiva el mecanismo de resolución y venta. 

El 3 Junio, hayrebote inicial, con subidas incluso superiores al 7%, pero se vetruncado en la segunda parte de la jornada y Popular se hunde otro17,4% en Bolsa, en su sexto descenso consecutivo y llegando a los0,41 euros por título. Algunos fondos como Blackrock venden, el 5 deJunio parece que JP Morgan cierra la venta pero no es así, sigue lafuga de depósitos. 

El 6 de Junio a las15h el banco colapsa, El FROB europeo y español y el BCE decidenintervenir Popular y a las 22 horas convocan una subasta exprés, lodemás ya es conocido. 

Al alba del 7 deJunio el Santander compra por un euro y anuncia a los accionistas quesus acciones ya no valen nada pues la entidad es declarada inviable.Los titulares en prensa se acumulan junto con la indignación de losaccionistas cuyas acciones ya no valen nada. Salen a la luz nombresde grandes entidades y fortunas que han perdido millones, elpresidente de Herbalife confiesa perder 45 millones, mutua madrileñay sobretodo los accionistas, así como los tenedores de bonosconvertibles y los accionistas que entraron en la reciente ampliaciónde capital, Indignación, desesperación, muchas preguntas…. 

¿Cuales son esaspreguntas, que ha fallado y cómo? 

La caída delPopular pone de manifiesto el fallo en la operativa del MecanismoÚnico de Resolución o MUR que no contempló la opción del colapsodel banco por falta de liquidez, centrándose sólo en la solvencia.También cabe destacar la pérdidas señaladas por Deloitte de hasta8.200 millones de euros que figuran en un informe provisional trasuna due diligence de sólo 5 días. 

Llama poderosamentela atención también la pasividad del Banco de España y del BancoCentral Europeo cuya intervención fue tardía y el hecho de que laCNMV no prohibieran las posiciones cortas en el valor que llevaron alvalor a hundirse más de un 50% a lo largo de la “semana negra”que desembocó en la venta del 7 de Junio, cosa que si se ha hechocon Liberbank.  En una reciente comparecencia el subgobernador delBanco de España, Javier Alonso, planteó su duda respecto a lasgarantías presentadas por el Popular para la obtención de liquidez,dado que de haberlas presentado hubiera podido obtener quizás másliquidez.  

 Â¿Y mientras tantoqué ocurre con el Popular?  

El plan de Santanderpara Popular avanza lentamente pues la burocracia y autorizacionesson numerosas y los posibles condiciones para su adquisición sonmayores pues es la primera adquisición a través del MUR. De momentoel banco mantendrá redes de ambos bancos independientes en el cortoplazo. En Bruselas se plantea que los ajustes tendrían que tener encuenta el hecho de que unos 300.000 accionistas han perdido toda lainversión antes de fijar otras indemnizaciones, y que estánesperando litigar por lo que Santander tendrá que hacer frente aestos litigios para los que según fuentes de banco, ya se haprovisionado. 

Y mientras tantoslos accionistas que lo han perdido todo siguen esperando yorganizándose en plataformas y asociaciones. 

Si es accionistaafectado no dude en ponerse en contacto con Rosón Legal,especialistas en derecho bancario, a través de la Plataforma deAfectados por la venta del Banco Popular:http://www.afectadosventabancopopular.com/ y le informaremos de lasdiferentes opciones que le asisten. 

Rosón Legal,Especialistas en Derecho Bancario. 

AFECTADOSVENTA BANCO POPULAR | AFECTADOSBANCO POPULAR |

 cláusulasuelo devolucioncláusula suelo